Pavo al horno con manzanas

Ingredientes

1 pavo de 4 o 5 kg

250 gramos de carne picada de cerdo

250 gramos de carne picada de ternera

250 gramos de orejones de albaricoque

6 manzanas

1 ramita de canela

2 cebollas

2 rebanadas de pan

100 mililitros de leche

1 pizca de nuez moscada

1 cucharada de mantequilla

300 mililitros de vino blanco

Aceite de oliva

1 ramita de romero

Pimienta negra

Sal

Preparación:

Limpiar el pavo, lavarlo, secarlo y salpimentarlo. Lavar también el romero, picar las agujitas y reservarlo. Remojar el pan con la leche. Pelar 3 manzanas, cortarlas por la mitad y retirarles el corazón. Cortar la pulpa en daditos. Pelar las cebollas y picarlas finamente.

Fundir la mantequilla en una sartén. Incorporar la cebolla y sofreírla 5 minutos a fuego medio. Agregar los dados de manzana, subir la intensidad de la llama y saltearlos 4 minutos, hasta que estén dorados. Retirarlos, pasarlos a un cuenco grande y dejar enfriar. Añadir los dos tipos de carne, el pan escurrido y la mitad de los orejones troceados. Salpimentar, aromatizar con la nuez moscada y remover. Precalentar el horno a 180º.

Rellenar el pavo con la mezcla anterior, coser la abertura y atar las patas con hilo de cocina. Engrasar una fuente refractaria con aceite y colocar el pavo en ella. Verter el vino y hornear durante 2 horas y 35 minutos; regar la carne de vez en cuando con el jugo de cocción. Pelar las manzanas restantes, retirarles el corazón y cortarlas en gajos. Agregarlas a la fuente del pavo, con la canela y el resto de los orejones. Hornear 25 minutos, retirar y dejar reposar 5 minutos. Eliminar el hilo del pavo y pasarlo a una fuente, con las manzanas, los orejones y la canela. Regarlo con su jugo de cocción, espolvorearlo con el romero reservado y servir.

Así se rellena un ave: Retirar las posibles plumas del pavo, lavarlo y secarlo. Disponerlo en la superficie de trabajo, espolvorearlo con sal y pimienta y doblar las alas hacia atrás. Secar muy bien el interior del ave con papel absorbente de cocina, salpimentarlo también por dentro y rellenarlo utilizando una cuchara de madera. Unir los bordes de la abertura cosiéndolos con hilo de cocina. De este modo quedará perfectamente cerrada y el relleno no se saldrá durante la cocción.