Un café perfecto

Este truco será muy apreciado por los amantes del café y por aquellos que no pueden despertar por la mañana sin una taza de café recién hecho. Para obtener un café perfecto, agrega una pizca de sal y de canela al café molido. La sal ayuda a suavizar la amargura de los granos quemados, y la canela añade un sabor increíble.